• Asesoramiento nutricional y
    de salud integral personalizado

  • Asesoramiento nutricional y
    de salud integral personalizado

  • Asesoramiento nutricional y
    de salud integral personalizado

LAS CRUCÍFERAS Y SU VALOR ANTICANCERÍGENO

 

  Las crucíferas son un grupo de alimentos en cuya composición nutricional entran a formar parte unos compuestos denominados glucosinolatos, los cuales contienen azufre y que dan lugar en presencia de la enzima mirosinasa, a la producción de otras sustancias: los isotiocianatos y los índoles.

Se integran en este grupo la Col (de Bruselas, China, Rizada, Lombarda), Coliflor, Brócoli (también conocido como brécol), Colinabo, Romanesco, Coclearia, Roqueta, Berro, Rábano, Nabo. También la Mostaza.

    El isotiocianato sulforafano, es el que se encuentra en mayor concentración en el brócoli. Los valores más altos de esta sustancia, se han obtenido en las semillas y los germinados de brócoli de entre 3 y 5 días de desarrollo. Los germinados contienen por media veinte hasta cincuenta veces más glucorafanina (de la cual se deriva el sulfurafano) que la planta adulta, en las semillas esta concentración aún es más elevada. Puede haber muchas diferencias debido al método de cultivo, el momento de cosecha, las condiciones del suelo o el uso de herbicidas o pesticidas. En un preparado estandarizado las concentraciones están garantizadas dentro de un margen.

    A esta sustancia, se le ha reconocido la capacidad de eliminar ciertos compuestos cancerígenos así como la promoción del suicidio de las células cancerosas y el bloqueo de la angiogénesis. Se reconoce así mismo su papel como antioxidante.

   

 

  ¿ COMO SE TRANSFORMA LA GLUCORAFANINA EN SULFORAFANO?

  • Por la enzima mirosinasa que es liberada cuando se machaca o se mastica el brócoli, ya que necesita humedad para activarse.
  • Por la transformación en la flora intestinal. En un ambiente de ph mayor a 5, la glucorafanina es convertida en sulforafano en más del 80%. Por eso, la vitamina C en la forma ácida (ácido ascórbico) inhibe la formación de sulforafano. Sin embargo, si es en forma de ascorbato de calcio o potasio no tiene esta desventaja.
  • Indoles: Igual que los isotiocianatos, pertenecen al grupo de antioxidantes indirectos, estimulan la producción de las enzimas hepáticas desintoxicantes y
  • están involucrados en la eliminación de los radicales libres perjudiciales. Por la hidrólisis de la glucobrasicina se crean sustancias como el indol-3-carbinol (I3C), y otros compuestos.

Se ha investigado que este principio activo puede inhibir el crecimiento de los tumores, reducir su tamaño y favorecer la apoptosis de las células cancerígenas dañadas. Parece tener también un efecto inhibidor y reductor sobre la formación y proliferación de lesiones causadas por el papillomavirus. Su influencia positiva sobre las hormonas sexuales, explica los buenos resultados de su uso para tratar el SPM (síndrome premenstrual). Se considera beneficioso frente a varios tipos de cáncer, aunque lo sea sobre todo frente a los tipos de cáncer dependientes de las hormonas como el de mama, matriz o próstata. La razón es que influyen en el metabolismo de estrógenos, neutralizando así un exceso de hormonas sexuales y de convertirlas en formas benignas. Una exposición excesiva a los estrógenos es una de las causas principales del cáncer de mama.

Consejos sobre consumo: se recomienda un consumo de 3 veces por semana de col fresca o su familia  para beneficiarse de su efecto anticáncer.

Hay que tener en cuenta que tanto la congelación  como la ebullición pueden destruir una buena parte de sus principios activos beneficiosos. Las verduras congeladas están blanqueadas para inactivar las enzimas lo cual podría causar la descomposición de la mirosinasa. Sin embargo, como ya se ha visto anteriormente, la formación del sulforafano no transcurre necesariamente en las verduras ya que la flora intestinal también tiene enzimas con esta capacidad de conversión, de modo que al ingerir brócoli que contiene glucorafanina,  la flora intestinal la transforma en sulforafano.

Las técnicas culinarias más apropiadas serían cubrir y cocer al vapor poco tiempo o bien sofreír a la plancha dándole vueltas rápidamente en un wok con un poco de aceite de oliva. Por ejemplo, al hervir la col, ¾ partes de los glucosinatos pasan al agua de cocción, así que si se hierve, se debe cuidar no sobrepasar los 10 minutos, ya que en este caso perderían el 50% de estos principios activos.

 

POSIBLES INTERACCIONES NUTRIENTE-NUTRIENTE

   Pero como nada es perfecto, también se ha de señalar que los isotiocianatos, compiten en nuestro organismo por el Yodo, oligoelemento necesario para la síntesis de las hormonas tiroideas. De modo que las personas que padecen hipotiroidismo y que por tanto necesitan Yodo, deben cuidar la ingesta excesiva de crucíferas. Como los isotiocianatos se inactivan con el calor, parece que a las personas afectadas por esta patología, les vendría mejor no consumirlas crudas.

 

 

INTERACCIONES FÁRMACO-NUTRIENTE

Respecto a los índoles, se les ha reconocido capacidad para aumentar el metabolismo hepático de algunos fármacos (por inducción enzimática). Esto se traduce en una disminución de la vida media del fármaco y su efecto farmacológico. Por tanto, se han descrito interacciones de reducción del efecto farmacológico de fármacos como los anticoagulantes orales (acenocumarol, warfarina). Deben tenerlo presente las personas que toman este tipo de medicación.

 

Autor: Isabel Cruz

 

Este post también puedes leerlo en Conasi