• Asesoramiento nutricional y
    de salud integral personalizado

  • Asesoramiento nutricional y
    de salud integral personalizado

  • Asesoramiento nutricional y
    de salud integral personalizado

PROBIÓTICOS Y SALUD INTESTINAL

 

El término Probiótico, que hasta hace poco se conocía principalmente dentro del ámbito profesional de la salud, afortunadamente se ha divulgado lo suficiente como para que ya no “suene” a algo desconocido. Sin embargo, aunque la palabra por sí misma nos resulte familiar, tal vez el concepto y lo que éste abarca no lo sean tanto. Espero que la siguiente información te resulte útil.

La palabra pro-biótico significa “a favor de la vida”. Por tanto, los probióticos son suplementos alimenticios de origen microbiano que muestran un efecto beneficioso sobre la microbiota intestinal del huésped animal (en este caso, el ser humano), modulando la inmunidad sistémica y de la mucosa, ayudando a mejorar el equilibrio nutricional y microbiano del tracto intestinal.

Según la FAO y la OMS, los probióticos son organismos vivos que ingeridos en cantidad adecuada, confieren un beneficio saludable al huésped.

   Nuestro intestino alberga unas 400 especies de bacterias, algunas de las cuales son beneficiosas, como es el caso de Bifidobacterium, Lactobacillus (del cual existen muchas especies), Streptococcus o Sacharomyces, y otras son perjudiciales tales como Enterobacterias (Salmonella, Shigela…), Clostridium.

 

 

 ¿COMO SE DETERMINA SI UN MICROORGANISMO ES O NO PROBIÓTICO?

Existen una serie de requisitos que se tienen en cuenta a la hora de clasificarlos como “beneficiosos”

  • Debe ser habitante normal del tracto gastrointestinal humano.
  • No ser patógeno, ni tóxico.
  • Ser resistente a las condiciones ácidas del estómago, bilis y enzimas digestivas.
  • Ser capaces de adherirse a la mucosa intestinal
  • Capacidad para mantener la adherencia a las células de la pared intestinal (para que no se vaya con las heces).
  • Tiempo de generación breve, estable y capaz de mantenerse viable durante largos períodos bajo condiciones de almacenamiento.
  • Tener efectos positivos en la respuesta inmune.
  • Sobrevivir en su paso por el TD y recuperarse en luces.

 

 

EVIDENCIA DE SUS BENEFICIOS

   Está comprobado que los probióticos son beneficiosos en caso de: diarrea (del viajero, por antibióticos, por quimioterapia, por rotavirus –los más frecuentes en niños y en general-), estimulación del sistema inmunitario, reducción de los metabolitos tóxicos del colon.

   En el caso de la diarrea, se ha evidenciado no sólo la curación de los signos clínicos derivados de la patología, sino la eliminación del patógeno en sí mismo.

   Existen otros casos en los que se han observado “evidencias” de sus beneficios, tales como: infecciones por Helicobacter Pylori u otras, reducción de síntomas de alergia, prevención del cáncer, mejora del metabolismo mineral (calcio), producción de enzimas (β-galactosidasa), reducción del colesterol.

    También se les atribuyen otros beneficios, como su posible efecto en la erradicación  de tumores debido a que se produce la supresión del crecimiento de bacterias que convierten los procarcinógenos en carcinógenos, consumo de enzimas procarcinógenas y producción de sustancias inhibidoras de dichas enzimas.

 

¿QUÉ ALIMENTOS CONTIENEN PROBIÓTICOS?

Actualmente, el mercado ofrece distintas posibilidades desde las que obtenerlos. De modo que los encontraremos en leches fermentadas (yogur, kéfir, quesos blandos…), bebidas refrescantes, verduras fermentadas (pickles o encurtidos, chucrut, etc.),  embutidos, fórmulas infantiles, cápsulas o tabletas.

 

Autor: Isabel Cruz

Este post también puedes leerlo en Conasi